El Doctor Valentín Yuste participa en el 51º Congreso de la SECPRE
6 junio, 2016
¿Cuándo se debe intervenir una ginecomastia?: posibles causas de esta enfermedad
21 junio, 2016
Show all

Abdominoplastia y embarazo

La abdominoplastia es una de las intervenciones más frecuentes en Cirugía Plástica. Con ella se busca extirpar la piel sobrante en el abdomen y devolver a esta zona un aspecto liso y armonioso en personas que presenten piel abdominal distendida y flácida. Puede haber diversas razones para buscar esta intervención: una pérdida importante de peso o la propia edad pueden distender la piel abdominal. Sin embargo, una de las razones más frecuentes por las que se busca esta intervención es para tratar el exceso de piel tras un embarazo.

El embarazo produce una distensión progresiva de la piel abdominal. Gran parte de esta distensión se recupera una vez la mujer da a luz. Sin embargo, es común que persista un exceso de piel abdominal. Además, muchas veces se asocia a la separación de los músculos rectos del abdomen (diástasis de rectos) o a la aparición de hernias abdominales. La cirugía de abdominoplastia supone una intervención ideal para corregir estas problemas. Por un lado, permite eliminar el exceso de piel, devolviendo al abdomen su contorno original y, al mismo tiempo, permite corregir las hernias y debilidad de la pared abdominal.

No cabe duda del interés que tiene esta cirugía para una mujer que ha sido madre y no desea nuevos embarazos. Sin embargo, ¿se puede realizar esta intervención en mujeres que todavía tienen deseos de tener hijos?

Embarazo después de una abdominoplastia

Desde nuestro centro recomendamos que una mujer que se vaya a someter a una abdominoplastia haya concluido sus deseos reproductivos y no planee tener nuevos embarazos, en resumen: Desaconsejamos el embarazo tras una abdominoplastia y contraindicamos la intervención en mujeres que todavía desean tener hijos.

Existen dos razones fundamentales para esta decisión. La primera es práctica: Si tras una abdominoplastia se tiene un embarazo, la piel abdominal se distenderá de nuevo, perdiéndose parcialmente el resultado obtenido con la cirugía y pudiendo requerir de una nueva intervención. Parece entonces lógico esperar a cumplir los deseos reproductivos antes de plantearse esta intervención, para que los resultados sean permanentes.

La segunda razón, sin embargo, es más importante. Tal y como hemos explicado, si la paciente presenta una debilidad de la pared abdominal, al corregir la diástasis de rectos puede estar indicado colocar una malla abdominal. Esta malla ayuda a dar soporte a la pared abdominal, evitando su distensión. Sin embargo, esta misma función puede limitar la distensión abdominal durante un embarazo, haciendo que la pared abdominal se distienda de forma menos fisiológica.

Por lo tanto, nosotros siempre recomendamos haber cumplido los deseos reproductivos antes de someterse a una abdominoplastia.

 

Aquí tenéis un vídeo de una entrevista en Radio Huesca donde hablo de la abdominoplastia y sus características.

 

¿Tiene alguna duda sobre la abdominoplastia?

Pida cita sin compromiso