El Dr. Valentín Yuste ha recibido el título de Fellow of EBOPRAS
25 abril, 2016
En qué consiste el síndrome del Túnel Carpiano
16 mayo, 2016
Show all

Corrección quirúrgica de las orejas aladas u “orejas de soplillo”, ¿qué debo saber?

Las orejas de soplillo u orejas aladas representan una verdadera malformación de la anatomía normal de las orejas. En la mayoría de pacientes este defecto se limita a un despegamiento de las orejas, que da el característico aspecto en oreja alada. Sin embargo, existen casos más extremos en los que se presenta un defecto en el completo desarrollo de la oreja y sus pliegues.
El tratamiento de dicho defecto consiste en restaurar la normal anatomía del pabellón auricular, reduciendo por un lado la separación de las orejas con respecto al resto de la cara y por otro reproduciendo los pliegues naturales de la oreja. Este procedimiento se realiza en la mayoría de ocasiones mediante anestesia local y de forma ambulatoria.

 

Corrección de las orejas aladas: ¿En qué consiste?

La corrección de las orejas aladas tiene dos fases fundamentales: Recrear los pliegues de la oreja y disminuir el ángulo entre el pabellón auricular y el cráneo. Para ello se debilita el cartílago, permitiendo que adquiera una curvatura fisiológica, y posteriormente se sutura la región posterior del pabellón auricular para reducir el despegamiento de las orejas. Durante este proceso el paciente esta consciente y no requiere de hospitalización.

 

¿Cómo es el postoperatorio?

Durante el periodo postoperatorio el paciente deberá llevar una banda en la cabeza que comprima las orejas. Con esto se busca reducir el edema y la tensión de las orejas durante el periodo de cicatrización, asegurando unos resultados óptimos.
Al cabo de una semana de la intervención se retiran los puntos y la compresión, lo que permite al paciente hacer vida normal.

 

¿Cuál es la edad ideal para someterse a esta intervención?

Se da la triste circunstancia de que esta condición es todavía más problemática durante la infancia, debido a las burlas que despierta entre los compañeros durante el inicio de la escolarización, una fase fundamental en el desarrollo psicosocial del niño. Es por ello que en muchas ocasiones son los padres quienes consultan sobre dicha intervención.
Respecto a la edad, conviene tener dos aspectos en consideración. Por un lado, a partir de los 9 a 10 años el cartílago de las orejas se calcifica y endurece, por lo que la corrección es menos sencilla y la oreja alada puede reaparecer. Por otro, esta intervención suele requerir de anestesia general en el caso de los niños, por lo que hay que esperar a que el niño tenga un crecimiento y desarrollo suficiente para minimizar el riesgo anestésico. Es por ello que la edad ideal para estos casos está comprendida entre los 7 y 9 años.

 

Resultados esperables

Esta intervención aporta unos resultados naturales y muy satisfactorios para el paciente. Las cicatrices se encuentran en la cara posterior de la oreja, por lo que son apenas perceptibles.
En el caso de los adultos, en los que el cartílago de las orejas se ha endurecido, existe un pequeño porcentaje de pacientes en los que reaparece parcialmente el defecto. Sin embargo, estas pequeñas recidivas se pueden corregir fácilmente bajo anestesia local.

 

 

Aquí tenéis la entrevista que me hicieron en Radio Huesca en la que hablo del tema.

 

 

¿Tiene alguna duda sobre la corrección quirúrgica de las orejas de soplillo u orejas saladas?

Pida cita sin compromiso