Cicatrices inestéticas y cicatrices patológicas, ¿Qué tipos existen?
7 noviembre, 2016
NUEVO CONTENIDO EN NUESTRA PÁGINA WEB
20 abril, 2017
Show all

Tengo dificultad para cerrar los párpados tras sufrir una parálisis facial, ¿existe algún tratamiento?

La parálisis facial es una enfermedad común, aunque relativamente desconocida, que consiste en la parálisis completa o parcial de la musculatura de uno o ambos lados de la cara, habitualmente por un daño en el nervio facial. La parálisis de dicho nervio se puede deber a múltiples causas. La causa más común de una parálisis facial es la parálisis a frigore o parálisis de Bell, aquella que se produce de forma espontánea y por causa desconocida, aunque también se puede deber a otras causas, como son las intervenciones quirúrgicas destinadas a resecar tumores (más concretamente, los situados en la glándula parótida o bien los meningiomas).

Una parálisis facial puede presentarse de diferentes formas en dependencia de a qué ramas del nervio facial afecte; desde una parálisis que impide cerrar el párpado completamente, una que paraliza la comisura oral o bien, en caso de que el tronco del nervio facial esté afectado, la totalidad de la hemicara. Por lo tanto, cuando se busca una cirugía reconstructiva de la parálisis facial, se debe tener en cuenta muchos factores: La causa, el tiempo de evolución, las ramas del nervio dañadas…

 

El caso de la parálisis orbicular: La imposibilidad de cerrar los párpados

Si bien es posible tratar las diferentes secuelas de una parálisis facial, con mucha frecuencia la mayor preocupación de los pacientes es la imposibilidad de cerrar los párpados. Ésta se debe a que el músculo encargado de ocluir los párpados, el orbicular, se encuentra paralizado, mientras que el músculo encargado de elevar el párpado superior, el elevador del párpado, recibe una inervación diferente y mantiene su función.

Esta preocupación por la dificultad de cerrar los ojos no es descabellada: La parálisis del orbicular va a producir una exposición prolongada de la córnea, que a largo plazo se traduce en infecciones y que puede dar lugar incluso a la ceguera. Por ello, muchos pacientes consultan o son derivados por otros médicos por este problema en particular.

 

¿Cómo se trata la parálisis del orbicular?

En primer lugar, se debe comprender el objetivo que buscamos: Evitar la exposición prolongada de la córnea. Esto se puede logar tratando los párpados de diversas maneras, que deberán ser seleccionadas en dependencia de las necesidades y características del paciente.

Por lo general, la técnica más común de restaurar la oclusión del párpado superior es colocar un peso en su interior. Lo que hacemos es introducir una pesa, habitualmente de oro, bajo la piel del párpado. Este procedimiento se realiza mediante una sencilla intervención quirúrgica. Al aumentar el peso del párpado superior, este se puede ocluir por efecto de la gravedad, conservando la capacidad de elevarlo intacta.

Debido a que la parálisis del músculo orbicular también afecta al párpado inferior, éste suele verse afecto también, cayendo y produciendo lo que se conoce como ectropión. En dicho caso el párpado inferior también se debe tratar, puesto que también contribuye a la exposición corneal. Lo más frecuente es realizar una cantopexia o bien una cantoplastia, que buscan colocar el párpado inferior en su posición original y tensarlo para evitar la caída palpebral y exposición corneal.

 

En definitiva: Busque ayuda especilizada

La parálisis facial es un campo muy complejo y subespecializado de la cirugía plástica; hay muchas zonas de la cara que tratar y dicho tratamiento se puede realizar de diferentes formas en dependencia de las necesidades del paciente. Aunque su principal preocupación sean los párpados, tenga en cuenta que un cirujano plástico puede realizar un tratamiento integral de la parálisis facial, permitiéndole recuperar una apariencia normal y reintegrarse en la sociedad.

 

Aquí un video donde hablo del tema en una entrevista de RadioHuesca:

 

 

¿Tiene alguna duda sobre la parálisis facial?

Pida cita sin compromiso